La gestión del agua de lastre: el control de las especies invasoras perjudiciales

El agua se utiliza como lastre para estabilizar los buques en el mar. El agua de lastre puede contener miles de microbios marinos y acuáticos, plantas y animales, que son transportados por todo el mundo. En caso de que el agua no tratada sea liberada en el puerto de destino, se podrían introducir nuevas especies invasivas. Ya se han producido cientos de estas invasiones, algunas veces con consecuencias desastrosas para el ecosistema local.

El Convenio internacional para el control y la gestión el agua de lastre y los sedimentos de los buques (Convenio BWM) se adoptó en 2004 con el fin de introducir reglas mundiales para controlar la transferencia de especies potencialmente invasoras. Una vez que el instrumento entre en vigor, será necesario que el agua de lastre sea tratada antes de que se libera en un nuevo lugar, de manera que los microorganismos o pequeñas especies marinas sean eliminadas.

El Convenio sobre la gestión del agua de lastre entrará en vigor en septiembre del año 2017.

Más información visita web IMO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *